Nicolás Lynch: “Hay necesidad de democracias inclusivas... que se ‘coman’, que den bienestar”

Entrevista a Nicolás Lynch, sociólogo y director de Posgrado de Ciencias Sociales en la Universidad de San Marcos, quien reflexiona sobre la izquierda en la región.

NICOLáS LYNCH. Director de Posgrado de Ciencias Sociales en la Universidad de San Marcos. Ex ministro.

19 Jun 2017 | 1:55 h

El sociólogo Nicolás Lynch, ahora alejado de la política, reflexiona sobre la izquierda en la región, a propósito del congreso internacional “La crisis de los gobiernos progresistas en América Latina”, realizado por la Universidad de San Marcos la semana pasada. Aquí algunos apuntes, que incluyen el caso peruano.

PUEDES VER Nicolás Lynch responde por conversación con Ilán Heredia difundida en audios

¿Cómo explica la actual crisis de los gobiernos progresistas en América Latina?

Hay una democracia neoliberal, restringida, en Perú, México, Colombia, políticamente atrasados, y otra que busca ser solidaria, participativa, en Argentina, Uruguay, Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay. En unos casos se frustró: golpe parlamentario en Paraguay a Lugo, en Brasil a Dilma, derrota electoral en Argentina. En otros, hubo éxito: Moreno en Ecuador, reformas de Evo en Bolivia. Hasta el drama venezolano…

¿Cómo ve ese drama?

Una tragedia para Venezuela y América Latina. Chávez es un gran latinoamericano que intentó solucionar problemas estructurales en su país. En el proceso él y Maduro cometieron graves errores económicos, sociales, políticos que llevaron al pin pon autoritario. Una derecha golpista se enfrenta al gobierno de Maduro que ha dado un grave giro autoritario. En vez de conversar, única salida, parece que irían a la guerra.

¿Chávez gran latinoamericano con buenas intenciones?

Recuperó la renta petrolera y desarrolló importantes reformas sociales, políticas, con la organización social del pueblo. Venezuela no volverá a la de oligarcas. Desafortunadamente, los errores no muestran una salida. No es, como quiere la derecha, la guerra, sino la paz. Democracia y bienestar no se pueden lograr a patadas. Épocas de golpe de Estado y lucha armada quedaron atrás.

¿Qué lecciones deja la era de los gobiernos progresistas?

La importancia de tener democracias inclusivas, no excluyentes, como la peruana. Hay necesidad de democracias que se ‘coman’, que den bienestar. Que haya políticas económicas que promuevan el desarrollo nacional. En el Perú suelen promover el desarrollo de otros. Con Lula, 20 millones de brasileños entraron a planilla. Con los Kichner, se buscó el desarrollo del mercado interno, seguro con defectos pero buscando favorecer al pueblo.

¿Lava Jato es un meteorito contra esa ola progresista?

Si vemos el caso de Brasil, han estado incluidos dirigentes de todos los partidos y empresarios de los mas grandes. Es transversal la corrupción. Los gobiernos progresistas heredan estados de las oligarquías, que los entendían como patrimonio personal, y no los transformaron. Y pretendieron aprovecharse de las redes de corrupción. En unos casos, es grave equivocación. En otros, hay graves delitos.

¿Habría otra ola progresista en la región a corto plazo?

Por su puesto. Las encuestas dicen que ganaría Lula. El peronismo, con dificultades, se recompone. Moreno acaba de ganar. Las perspectivas del MAS en Bolivia son buenas. Ojalá que se componga Venezuela para bien de la democracia. De algún modo, estos gobiernos progresistas fueron los más exitosos como tendencia en ganar elecciones.

Pero la corrupción suena fuerte en varios casos...

Sí, y debe de combatirse. Pero es transversal. Macri tiene varios procesos judiciales, pero no salen en la prensa peruana, como sí los de Cristina.

¿Cómo ve el caso peruano?

La izquierda tiene un trabajo de recomposición por delante. Hay tres sectores importantes: el de Veronika, política con mucho futuro; Juntos por el Perú, que agrupa antiguos partidos comunistas con el registro del Partido Humanista; y Gregorio Santos, a espera de lo que diga el Poder Judicial y con arraigo. La tarea es la unidad.

Pero parece una quimera...

Lo del Frente Amplio es lamentable. Ojala superen la situación. Pero no es el único grupo de izquierda que hay. Mi deseo es por la unidad.

 

Te puede interesar